domingo, 19 de julio de 2015

Todos somos inmigrantes

Por Jacqueline Tineo
En todas partes del mundo hay los que son hermanos solidarios, amigos y respetuosos y llenos de valores, pero también están los inhumanos, irracionales, sin valores, depredadores del amor y la justicia. Hay de todo. Hay muchos intereses arropados, corrompidos, disfrazados. Hay de todo! He sido de testigo del trabajo humanitario que República Dominicana realiza a favor de nuestros vecinos y hermanos haitianos. Somos un pueblo solidario, del que me siero orgullosa de pertenecer, pero desgraciadamente, hay intereses disfrazados, que quieren hacerle daño a nuestra nación. Cada país tiene sus normas establecidas, basadas en su constitución y ésta apegada a los derechos humanos , a los mejores intereses de su gente, aunque también esta frase se ha vuelto un cliché entre los políticos, quienes muchos de ellos deshonran el valor y fuerza que esta tiene. Cada país, tiene derecho a regir sus normas de estatus migratorio, siempre que estos no violen los derechos humanos, y República Dominicana, está haciendo su trabajo dentro de los cánones establecidos. Regularizar el estatus migratorio, todo país debe hacerlo, pero ningún país puede imponerle a otro como tiene que hacerlo, siempre y cuando éste no viole los desechos humanos. Soy inmigrante, y he sufrido las consecuencias por serlo, unas buenas y otras desagradables. Pero, tengo yo que acusar al país que me acoge, que son anti- dominicanos, que están violando mís derechos…? No. Hay personas en todas partes del mundo, y me perdonan si ofendo con esta palabra, que son ignorantes. Puede que tengan un doctorado, y reconocimientos a su intelecto, más tienen menos cero (0), en las Ciencias del amor y la humanidad. Unos emigran por buscar mejores oportunidades, otros porque el amor los llevó. .. en definitiva, somos errantes peregrinos en búsqueda de bienestar. Hemos de ser agradecidos. Hemos de besar la tierra que nos carga, hemos de mirar el corazón humano, no el color, ni la raza, ni la nación. Si cada país del mundo aportara una solución viable para Haití, y cualquier país de África que mueren por falta de agua y pan, sus condiciones de vida fuera diferente. Busquemos en lo profundo del corazón la bondad que llevamos, y obviemos los prejuicios enseñados. En vez de maldecir, vamos a bendecir, en vez de sacar la espada, estrechemos nuestras manos de paz. Miremos lo bueno, que es más que lo malo. Sigamos creyendo que la luz vence la oscuridad, y que el mal se vence a fuerza del bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.