domingo, 19 de julio de 2015

Mujer, empodérate de ti, no hay otra como tú

Por Jacqueline Tineo
Podría tocar muchos tópicos sobre este tema, pero me enfocaré en el valor y la fuerza que tenemos las mujeres, por el simple hecho de ser mujer. Parto de la primicia por aclarar el concepto de empoderamiento y he aquí tres definiciones: Empoderamiento: “Proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo en cuanto que forman parte de un grupo social, para impulsar cambios positivos en las situaciones en las que viven”. “Las personas y/o grupos organizados cobran autonomía en la toma de decisiones y logran ejercer control sobre sus vidas basados en el libre acceso a la información, la participación inclusiva, la responsabilidad y el desarrollo de capacidades”. “Es el proceso de cambio en el que las mujeres aumentan su acceso al poder y como consecuencia se transforman las relaciones desiguales de poder entre los géneros”. Ahora bien, teniendo la definición de empoderamiento, quiero enfatizar el valor y la fuerza interna que tenemos las mujeres. Una mujer de valor, es aquella que se ama a sí misma, reconoce sus limitaciones, asume sus responsabilidades, que se enfrenta a los desafíos diariamente, es aquella que sabe tomar las decisiones a tiempo, es aquella que sabe darse su lugar, sin imponer y sin aplastar, todo lo contario, porque una mujer de valor, valora a los demás, y en colaboración con otros, anhela ser parte de la transformación de un mundo desigual. Una mujer de valor sabe mirar con ojos de amor. ¿Por qué no hay otra como tú? - Aunque las mujeres tenemos el don maravilloso de la maternidad, cada una vive su experiencia única, por lo que te hará ser una madre única. - Somos las mujeres como el “pulpo”, podemos hacer varias cosas a la vez y hacerlas bien. Ejemplo: tener a tu hijo en brazos, hablar por teléfono, y estar cocinando al mismo tiempo. - Somos más resistentes y sacrificadas a la hora de ver a nuestros hijos felices - somos más organizadas - Al ser más sensibles, nos hace más solidarias, generosas y compasivas … y podríamos continuar con un rosario de criterios, que te hacen ser únicas. En la medida que nosotras las mujeres tomamos conciencia del valor incalculable que tenemos, que nos valoramos y respetamos, empezaremos a descubrir mayores cosas de nostras mismas, Cuando te abrazas a ti misma, cuando te das la oportunidad de soñar, y querer llegar lejos, cuando en medio de las dificultades y obstáculos que encuentras en el camino decides levantarte y proseguir, cuando en medio del desierto y una posible derrota o muerte te secas las lágrimas y sigues caminando, cuando decides levantar tu voz llena de confianza en tus capacidades, entonces empiezas a transformarte tú y contigo la transformación de otras mujeres a empoderarse de todo el potencial que Dios les ha dado. He aquí que la confianza, ser asertivas, lograr autoridad para tomar decisiones, actuar como sujetos de derechos no sometidas, controladas ni limitadas por los roles sociales que se nos quieren imponer, hará que la vida de cada mujer tome un nuevo rumbo en la sociedad, y sobre todo, que las mujeres empecemos a desarrollar nuestro liderazgo y ocupar puestos, el que durante siglo se nos ha negado. Mujer, ser única, no es ser narcisista, ser única, es ser original, natural, Tú, con tus virtudes y defectos, pero lo más hermoso y lo que te hace grandiosa, es que fuiste creada con amor, para ser amor y dar amor, hecha a imagen y semejanza de Dios.
Por Jacqueline Tineo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.