miércoles, 29 de julio de 2015

A VECES


Cuando la vida se vuelve un paisaje en galerías de arte

Por Jacqueline Tineo

Muchas veces anhelamos, y soñamos con posibles realidades que podrían estar a la esquina de tu casa.

A veces tu propio miedo podría detener el paso, otras veces, tu propia especie, que bien podrían ser Ángeles caídos del cielo, o demonios comandados por aquel, a quien ni el nombre quiero mencionar; seres que obstaculizan el que puedas llegar a alcanzar lo que deseas.
Lo cierto es, que nuestros pasos por esta vida, están llenos de sucesos. Unos alegres, otros tristes, días de sol, días llenos de nubes grises… Una vida llena de contrastes de colores, una vida llena y, a veces, vacía.

Pero es paradójico, que mientras muchos desean trabajar, otros se quejan del oficio que tienen, mientras unos se disputan por el agua, otros la desperdician, mientras hay quienes les sobra y hasta botan la comida, hay otros que se mueren de hambre, mientras hay quienes pierden el tiempo en cosas superfluas y arropados de vanidad, hay quienes se reinventan cada día, tejiendo sueños y así entretejiendo la vida para sobrevivir… así avanzamos por la vida, viendo estos paisajes variopintos, como si camináramos por una galería de arte.

Hay muchos que dicen, “así es el mundo para que sea mundo’, y desde luego, que condeno y no acepto esta afirmación, porque estaría siendo cómplice de las injusticias, de la desigualdad y de la falta de amor. Es claro, que el mundo no es así para que sea mundo. Nosotros hemos construido este mundo, un mundo desigual, un mundo de apariencias, un paisajístico “paraíso” donde cada quien se defiende como puede, sobrevive si es que puede, y si alcanza lograr sus sueños, sin lugar a dudas, es un héroe de la guerra de esta tierra, donde las armas de destrucción, son la envidia y el egoísmo, la avaricia e indiferencia. Así que somos nosotros quienes debemos reconstruirlo, “jalando pa’ mi lao” y ayudando a mi hermano a empujar para su lado y que éste suba un peldaño más.

… pero a veces, solo a veces, grita la conciencia, entra un rayo de luz, amenazado por tanta oscuridad que ha arropado a la humanidad… solo a veces, despiertan hombres y mujeres de temple sin afán de protagonismos, sin búsqueda de reconocimientos y galardones. .. solo a veces llegan como una estrella fugaz, pero suficiente para brillar y hacer la diferencia en tal oscuridad.

Y mientras mis pensamientos, sueños y anhelos, se pasean por mi propia galería de arte, intento colgar la esperanza, mi fe, mi compromiso, mi alegría y mi sonrisa aunque ésta muchas veces esté empañada de lágrimas y dolor. A veces quisiera tener una varita mágica para hacer milagros, y entonces callo, hago silencios, y dejo que el susurro de Dios le hable a mi conciencia y a mi corazón, entonces, el milagro de la fe se activa en mí y vuelvo a creer que nuestros pasos por la vida tienen un propósito, tienen un tiempo y un lugar, y que solo, el a veces, es necesario para descansar, mirar, contemplar y actuar para ver llegar los milagros.

Solo a veces, lo debes colgar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.