sábado, 2 de febrero de 2013

A U T E N T I C I D A D



Por Jacqueline Tineo
 
Ser tú misma no es fácil, pero es lo que te da identidad propia, y no permite que te hagan fotocopias.

La autenticidad, te da libertad interior, aunque vivas presa entre rejas.

Ser tú misma, tiene muchos riesgos, pero al final, es tu LUZ, la que irradiará e iluminará tu propia vida y la de los demás.

Amate y ama a los demás. Vive agradecida/o de lo que la naturaleza te ofrece, de lo que Dios, día tras día te regala.

Tu autenticidad, será la clave del éxito, pero sobre todo de tu felicidad.

No dejes de soñar, no dejes de buscar, aférrate a la vida y nunca dejes de sonreír y creer que cada día brillará el sol para ti.

Se generosa/o, amable, y ten la justicia como un baluarte y el amor como tu escudo.

Ama intensamente, y ofrece tu mano y tu amistad aunque la ingratitud sea la paga. Acuérdate, que se es más feliz dando que recibiendo.

Cuando te sientas cansada/o, respira profundamente, y si quieres llorar hazlo, eso hace bien al alma.

Recuerda, que cada situación tiene un propósito, y que nuestras vidas están llenas sucesos, y cada uno de ellos, tienen una razón de ser.

Nunca dejes de confiar en Dios, ni en TI. Busca siempre en el silencio lo que tu corazón te quiere decir. Y no olvides, que naciste para ser TÚ, sin copias y para ser feliz.