jueves, 21 de febrero de 2013

“MAMI, YO QUIERO ESTAR CONTIGO”. Ese día extrañaba mis afectos y atenciones



Por Jacqueline Tineo

EL VALOR DEL TIEMPO QUE PASEMOS CON NUESTROS HIJOS ES TRASCEDENTAL. El mayor regalo para nuestros hijos: EL TIEMPO DE CALIDAD QUE LE REGALAMOS.
Llevo varios días en observación. Contemplo,  escucho y reflexión. . Trabajo mucho y hago muuuchos sacrificios para que las cosas que hago queden excelentes!. Pero, siempre que estoy con mi hijo, trato de escucharle, jugar con el... claro, en ocasiones he estado tan saturada de trabajo, que no tengo mucho tiempo para "perderlo" y lo pongo entre comillas, porque la verdad, no lo perdemos, sino todo lo contrario, lo ganamos, y es el mejor regalo para nuestros hijos.
Mi hijo, Luis Esteban tiene tres años,  demanda atenciones, y cariño, como todo niño, aunque creo es normal, que haga sus pataletas y llame la atención por ser el único hijo
Les confieso algo que me sucedió:
 Estaba yo preparando el guión del programa  radial De Mujer a Mujer, y me faltaba mucho. Yo había buscado a mi hijo al colegio (está todo el día en el cuido), y llegamos a casa, le di leche, unos besitos y abracitos, hablé un poco con él, le di el "péneno", (teléfono), porque le gusta ver videos de animales, y carreras, y ahora al gato con botas, y me senté frente a mi monitor.
 Luego de unos 30 minutos mi hijo me dice, mientras se acercaba a mí: Mami, yo quiero sentarme contigo (en mis piernas)... y yo le dije: mi amor, no puedo ahora, te busco una silla y te sienta a mi lado mientras que yo termine, si? 
Mi hijo aceptó, pero no pasaron 10 minutos en que volvió  a decirme: mami, yo quiero estar contigo... Yo, que estaba con el tiempo encima, estaba - confieso- estresada,  le dije que NO, que no  podía en ese momento.  Su reacción, fue un tanto agresiva interrumpiéndome el trabajo. Le hablé fuerte, y lloró porque le separé del teclado y de mí, pero eso no hizo cambiar su actitud. Entonces, me di cuenta, que era yo quien tenía que cambiar mi actitud, y prestarle más atención porque El, me necesitaba en ese momento.    
Que hice?: dejé de escribir, me le acerqué lo abracé y le pregunté: papito que te pasa?, estás portándote así porque mami no te hace caso?, y me dijo: SI.    ¿Quieres que mami juegue contigo? SI   ¿Por eso te estás comportándote  así, porque quieres que mami te de muuuuchos abrazos?! SI.   Entonces, mi corazón se me arrugó, lo abracé tiernamente, le hice cosquillas, nos pusimos a jugar un rato y fuimos muy felices los dos.
Mi hijo recibe mucho amor tanto de mí, como de su padre y le damos tiempo, pero ese día, extrañaba mis afectos y atenciones.
Para concluir: NUESTROS HIJOS SIEMPRE VAN A NECESITAR DE NUESTROS ABRAZOS, DE NUESTRO AMOR, DE LAS ATENCIONES.
Siendo niños, es el mejor regalo que podemos ofrecerle: TIEMPO DE CALIDAD ESTANDO CON ELLOS, y después de grandes, también NECESITARAN AQUELLOS ABRAZOS LLENOS DE TERNURA, AQUEL TE AMO que les alegra el alma, y les fortalece en una sana autoestima.
Siempre necesitaremos recibir afectos sinceros, que son los que nos ayudarán a desarrollarnos con una madurez afectiva sana, equilibrada y la nos ayudará siempre a reconocernos y auto-afirmarnos como seres humanos valiosos.
Por lo tanto, una vez más confirmo, LA IMPORTANCIA TRASCENDENTAL que tiene el VALOR DEL TIEMPO DE CALIDAD QUE PASEMOS CON NUESTROS HIJOS, Y CON CADA SER HUMANO.
Haz que tu tiempo deje huellas imborrables.



Depende de ti


Por Jacqueline Tineo
DEPENDE DE TI

Depende de ti, que tU mañana brille con todo el esplendor del sol.

De ti depende, poder sonreír aunque hayas pasado mala noche.

... De ti depende creer, que más allá de una puerta cerrada hay cientos de ventanas abiertas esperando por ti.

Puede ser que el camino sea pedregoso, pero son las irregularidades, las que te acercan a la perfección, si aceptas que sólo depende de ti.

Depende de ti, acoger los rayos del sol, y contemplar cada atardecer, como la tristeza y el dolor, la desilusión, y la apatía que dicen adiós, para dar inicios a un nuevo comienzo, porque sólo depende de ti, ser feliz, aquí y ahora.

Depende sólo de ti, sonreír al ritmo de la brisa, caminar al compás de una canción y suspirar agradecido por el amor recibido.

Depende sólo de ti, dejar entrar en tú corazón lo que te hace feliz, depende de ti... Depende sólo de ti.

sábado, 2 de febrero de 2013

A U T E N T I C I D A D



Por Jacqueline Tineo
 
Ser tú misma no es fácil, pero es lo que te da identidad propia, y no permite que te hagan fotocopias.

La autenticidad, te da libertad interior, aunque vivas presa entre rejas.

Ser tú misma, tiene muchos riesgos, pero al final, es tu LUZ, la que irradiará e iluminará tu propia vida y la de los demás.

Amate y ama a los demás. Vive agradecida/o de lo que la naturaleza te ofrece, de lo que Dios, día tras día te regala.

Tu autenticidad, será la clave del éxito, pero sobre todo de tu felicidad.

No dejes de soñar, no dejes de buscar, aférrate a la vida y nunca dejes de sonreír y creer que cada día brillará el sol para ti.

Se generosa/o, amable, y ten la justicia como un baluarte y el amor como tu escudo.

Ama intensamente, y ofrece tu mano y tu amistad aunque la ingratitud sea la paga. Acuérdate, que se es más feliz dando que recibiendo.

Cuando te sientas cansada/o, respira profundamente, y si quieres llorar hazlo, eso hace bien al alma.

Recuerda, que cada situación tiene un propósito, y que nuestras vidas están llenas sucesos, y cada uno de ellos, tienen una razón de ser.

Nunca dejes de confiar en Dios, ni en TI. Busca siempre en el silencio lo que tu corazón te quiere decir. Y no olvides, que naciste para ser TÚ, sin copias y para ser feliz.