miércoles, 14 de noviembre de 2012

República Dominicana,entre la apariencia y la realidad

Hagamos, de los colores partidistas una bandera tricolor, como aquella que enarboló con orgullo nuestra independencia nacional.


 
Por Jacqueline Tineo

Cada gobernante llega con sueños y utopías, y en el camino se extravía. Cada gobernante tiene algo de bueno, y desgraciadamente "Lo malo", es Lo que más se ve. Cada gobernante llega con ilusiones, y por Lo que va reflejando la historia, con ilusiones de poder, de controlar, adormecer?... Cada gobernante, entiende, según ellos, están haciendo las cosas bien, por la razón que cada cabeza es un mundo y cada quien piensa y actúa según Su mundo. Pero me pregunto,  Quién es el verdadero culpable?.. Hay un sólo culpable? , claro, sí es que hay culpables. ¿No será más bien, que la sociedad, el mundo está corrompido?. El mundo globalizado se ha convertido en una jaula de fieras, y cada quien se defiende como pueda, y en el aspecto político, no es secreto para nadie, que se vive "el tú me das, yo te doy", el compromiso más que un matrimonio, un amarre "obligao", al que se debe permitir cualquier insulto y darle hasta el indulto.
Pero, claro, hay una cosa de nuestros gobernantes, como saben que al dominicano le gusta Lo "moderno", vivir de la apariencia, nos meten entre ceja y ceja la "belleza endiablada" de Lo que aparentemente nos colocará en un país desarrollado. Y aquí  nos chocamos con la cruda y triste realidad: un país pobre, en vía de desarrollo, aparentando ser rico. Entonces, no es Lo que estamos viviendo?..

Cuándo se ha visto un país desarrollado, que aún tenga niños que reciben clases debajo de un árbol o en una "rancheta", o comunidades que no tienen una  "letrina" donde realizar sus necesidades fisiologicas?  cuándo se ha visto que los ciudadanos de un país no tengan centros hospitalarios de calidad, un país, donde vive más a oscuras que con luz?...pero, queremos seguir aparentando, que somos un país, y esto sí es cierto, una de las maravillas del mundo, pero que desgraciadamente, unos cuántos que se creen con el derecho de hacer con estás maravillas, Lo que les da la gana, están llevando a la desesperación a un pueblo que aún, "vive, ríe, sueña y canta".

Queramos o no, Leonel Fernández, es un líder. Que sea culpable o no del déficit en el que está nuestro país, no es momento para quejas, pero sí de perseguir la justicia. Es momento de restablecer, y creer que todos y todas, dominicanos y amigos extranjeros podemos aportar, para hacer de la República Dominicana un verdadero paraíso. Es momento de sincerarnos, de escuchar y contemplar. Es momento de hacer un cambio profundo.
Señor  presidente Medina, no se sienta atado de manos por los favores políticos recibidos en Su campaña, haga que la justicia, la verdad, y el compromiso con el pueblo que le eligió, se sienta orgulloso, de tener un presidente, que supo hacer la diferencia. No permita que Su gabinete de gobierno se burle de nuestra gente, aumentándose el sueldo, cómo Lo hiciera la ministra de educación, de 185,000 a 300,000 mil. Recuerde señor presidente, que ustedes son Servidores Públicos, no empleados de una empresa llamada País. Usted tiene el poder!, busque dinero, pero busque primero, préstamos a los amigos de la nación, en aquellos que un día juraron, servir a la nación. Hagamos, de los colores partidistas una bandera tricolor, como aquella que enarboló con orgullo nuestra independencia nacional.
Caiga quien caiga, es Lo de menos. Restablecer y encaminar a la República Dominicana como la soñaron Duarte, Sánchez, Mella, María Trinidad Sánchez, las Hnas. Mirabal, y como Lo soñamos muchísimas personas, eso es lo de más.

Emprendamos el camino con optimismo sin olvidar que hay una realidad latente, una realidad que grita hasta al cielo. Pintemos de colores de esperanza a un pueblo que se levanta, a un pueblo que tiene hambre de justicia y libertad.