sábado, 29 de diciembre de 2012

Sembrando Esperanzas!



 ...  Porque  "donde sea que Dios te haya plantado... FLORECE”

 
Por Jacqueline Tineo


Dentro de mi interior hay gritos de esperanzas, de ilusiones, de alegrías, de miedos y quizás conflictos y sentimientos encontrados. Quizás a muchas y muchos de mis lectores le pasa lo mismo.
Hace días, quería sentarme frente a mi monitor, vaciarme  de estos silencios habladores y ensordecedores. Escribir sencilla y llanamente, como si estuviera conversando con una amiga o un grupo de amigos.  Pues aquí inicio diciendo, que necesitaba dejar a un lado, el “trajín” de vida, la búsqueda monetaria para mantener mi programa radial De Mujer a Mujer, porque ustedes saben, que lamentablemente, vivimos en una sociedad, que muchas veces, margina a los profesionales, que no se valora sus esfuerzos, porque hay que tener “cuñas” o “palas”, o que debes bajarte de nivel, y cobrar un sueldo mínimo y “comenzar desde abajo”, como también se dice, para poder llegar algún lado.  Claro, son innumerables atropellos que se comenten.  Injusticias por todos lados y en todos los sentidos, pero  esto que digo, es un preámbulo de las sombras dolorosas que pueden apagar las esperanzas y las ilusiones, y yo, que día a día voy descubriendo dentro de mi a una mujer fuerte, generosa, llena de amor para dar, y que TENGO SED DE DIOS, y sed de Justicia, hoy, quiero Sembrar Esperanza en tu corazón y en  el mío también

Segura estoy, que no soy la primera ni la última en vivir experiencias desesperanzadoras, más, hoy, y después de un tiempo de haber leído y hacer mía, esta frase, hoy la quiero compartir con ustedes, y expresar todo  que estas sencillas, pero poderosas palabras, producen en mí.

“Porque donde sea que Dios te haya plantado, FLORECE”,
Pasamos la vida quejándonos. “Que no me alcanza el dinero”, “que no me pagan bien”, “que tengo mil problemas” “que no aguanto más”, “que no me quieren”, “que no me valoran” “que no hay trabajo”, “que la vida está dura”… y ya usted puede seguir con el rosario de quejas…
Pero, aquí vengo yo, con todo lo que esta frase me dice:  “Qué estoy haciendo yo para ser feliz?, Cuido mi salud?, me alimento bien?, soy austera?, soy solidaria?, ¿me esfuerzo en aprender cada día?, Me amo a mi misma?, ¿me valoro como persona?, ¿reconozco los dones y capacidades que Dios me ha dado y la de los demás?, ¿soy humilde y sencilla? Soy justa?, ¿soy mujer, hombre de Paz?, practico la solidaridad?, ¿soy honesta, responsable, generosa?, ¿he sido buen padre, buena madre, buen hijo, buena hija? pero sobre todo, ¿he aprendido amar y perdonar?...  Podemos también continuar con un rosario de bondades, que nos  favorecen para ser mejor persona.

Ahora bien!, he plasmado como quien dice, luces y sobras, esperanzas y desesperanzas de las que estamos envueltos todos los seres humanos, y se habrán preguntado, qué es lo que realmente quiero decir con eso de SEMBRAR ESPERANZA, “porque donde sea que Dios te haya plantado, florece”?   

SENCILLO,  en todo lo dicho anteriormente, Dios nos invita  a creer en EL, a creer en nosotros mismos, a confiar en lo que nos ha regalado, especialmente el Don de la Vida, a preparar un hermoso jardín con lo poco o mucho que nos ha dado, y que aunque si bien es cierto, que vivimos en  mundo desigual, Dios, nos invita a FLOCER ahí donde nos ha tocado vivir, con las personas que están a nuestro lado, con los padres que nos dio, con los hijos, hermanos, amigos, vecinos… en fin, a florecer desde donde estamos, pero sobre todo a ser FELICES.  No podemos cambiar la realidad, pero si podemos transformarla!.
Sembremos de esperanzas nuestras vidas, nuestro hogar, la familia, la sociedad!. Brindemos amor, en vez de odio, sembremos Paz, en vez de guerras!.  Una sonrisa vale oro, una mirada de amor, junto con un abrazo, es sanador de corazones rotos! e incluso de enfermedades!

 Sembremos de esperanzas nuestro mundo, practicando los valores que nos hacen mejores personas, siendo solidarios, bondadosos y generosos, reconociendo los talentos de cada persona, dejando a un lado las envidias y los egoísmos, porque el Sol nace para todos y todas.

Sembremos de esperanzas la vida,  ahí donde Dios nos haya colocado, porque EL, tiene su propósito!. Confiemos, arriesguémonos, y no olvidemos, que sólo TU, que sólo YO, somos los únicos responsables de florecer, pero que somos NOSOTROS, los únicos responsables de formar un hermoso jardín.  Atrévete a florecer! Y sigamos sembrando de esperanzas  nuestro mundo.

 

 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Aprende...



Aprende del agua porque el agua es humilde y
generosa con cualquiera,
aprende del agua que toma la forma de lo que la abriga:

en el mar es ancha,  angosta y rápida en el río, apretada en la copa,
sin embargo, siendo blanda, labra la piedra dura”.


Por Jacqueline Tineo

Y si aprendemos a labrar la piedra dura, entonces es posible que desde la suavidad, compromiso y prudencia, podamos ir transformando nuestro mundo.

 El mundo enloquecido por la lujuria, la inconformidad, el poder, las riquezas, nos arrastra a un mundo fragmentado, donde la familia, ya no es familia, donde el amor, es un interés, donde los padres son un estorbo, donde los hijos, una molestia, donde  la vida no significa nada.

 Cómo podemos aprender del agua que es generosa con cualquiera?,  ¿Cómo podemos convertir lo aparentemente frágil, en una muralla para detener lo que destruye, para arrancar de raíz, la podredumbre, para levantar a los caídos, para hacer escuchar la voz de los silenciados, para decir; AQUI ESTOY YO, AQUI ESTAS TU, AQUI ESTAMOS TODOS?

 Aprende, aprendamos de las hormigas, que comparten el pan encontrado, lo parten y reparten, y no sólo eso, se ayudan entre todas a llevar la comida al lugar donde van a guarecer y donde la solidaridad y hermandad es su estilo de vida.

 Aprende, aprendamos, a sacar del interior del alma, los sufrimientos, que nos esclavizan. Saquemos aquellos sentimientos negativos que carcomen el corazón y nos va debilitando el alma. Hecha fuera todo, pero TODO aquello que no te deja vivir en paz y libertad. Deja entonces, que como el agua y la luz, ilumine y  ablande las piedras que quizás te están hundiendo al abismo.

 Aprende a ser feliz, Aprende a perdonar, perdonándote a ti misma, y luego a los demás. Aprende a Amar, aprende a callar, aprende a escuchar.

 Cada ser humano, es único,  y cada uno a de aprender, quizás a desaprender, para volver a aprender. Cree en ti, cree en las potencialidades que Dios ha puesto en ti. Cree, y aprende, que cada día que pasa es una oportunidad para aprender y ser feliz.  Aprende!