lunes, 22 de octubre de 2012

Estrategias genéricas competitivas. Saber hacer la diferencia



Para tener éxitos en nuestras empresas y hasta en la vida personal, las Estrategias son fundamentales, y hacer la diferencia, es el gran desafío!



 Jacqueline E. Tineo


Las estrategias, siempre nos ayudarán a alcanzar los objetivos propuestos, más estas deben ser muy bien planificadas y orientadas desde la realidad, teniendo en cuenta los diferentes elementos que la componen, o los niveles, como son: el corporativo, el competitivo y el funcional. De aquí que cada nivel estratégico utiliza sus propias estrategias para conseguir sus objetivos.

Creo, como lo plantea el autor, Manuel Aranda Ogavar, que sí existen estrategias genéricas para todas las empresas o instituciones, asi como también hay diferencias en todas ellas. He aquí LA CLAVE, del éxito de la misma.  Cada empresa ha de ser única, y por lo tanto, no se debe copiar las estrategias específicas o aquellas que hacen la diferencia. He aquí el reto. SABER HACER LA DIFERENCIA.

Siempre, en mi vida personal, comunitaria, institucional, o empresarial, he dicho y sostengo, que la originalidad de las personas y las cosas, es lo que hace grande a las personas o a las cosas, (llámese una empresa, escuela, comunidad etc.).  Para que una empresa se mantenga con altos niveles de competitividad, es clave tener bien definida sus estrategias.

La clasificación que hace Porter de tres tipos de estrategias: liderazgo en costes, diferenciación y enfoque, nos ayudan a entender el mundo gigantesco del mercado al que nos enfrentamos, y cómo eso nos impulsa a hacer serias investigaciones y buscar excelentes estrategias para no fracasar en nuestros intentos.

Cundo Parter presenta las cinco fuerzas competitivas, como son: proveedores, compradores, productos sustitutivos, competidores potenciales, y competidores actuales,  al parecer, estas fuerzas ejercen el poder atractivo del sector industrial. Esto sería entonces, como parámetros a tomar en cuenta a la hora de diseñar las estrategias adecuadas para el desarrollo y crecimiento de una empresa de acuerdo a la inversión que se haya hecho.

Las tres opciones estratégicas que propone Porter son, Liderazgo en Costes, La Diferenciación y el Enfoque, lo que nos ubica efectivamente en estrategias bien pensadas para contrarrestar las necesidades del cliente y satisfacer así sus necesidades en costos, en saber hacer la diferencia, “únicos” en la calidad e innovación de tal producto, o simplemente en la manera del trato directo con los clientes. Al igual que el Enfoque, que si bien es cierto, puede jugar un papel de real concentración y también de una gran diferenciación, también tiene el riesgo, de que si no tiene bien enfocado los segmentos desabastecidos o  los nichos; esta estrategia podría fácilmente claudicar.

Al transcurrir el tiempo, otros investigadores, van descubriendo que teorías propuestas por otros, pueden estar equivocadas, o que estas no brindan la adecuada perfilación. De aquí que varios autores como Karnani, Hill, Mathur, White Kotle,  Faulkner y Bowman han analizado y criticado el modelo de Porter. Hay ideas utilizadas contrarias a las de Porter y estas no han presentado ningún problema como los que anunciaba Porter. Por lo tanto, una vez más se confirma que una sola persona no tiene la razón, sino que otros pueden encontrar otras respuestas y diferir de aquellas que por años se consideraba la exacta respuesta.

Desde mi experiencia de trabajo, las observaciones, los diálogos, seminarios etc, me he dado cuenta y sostengo, que una empresa, cualquiera que sea, debe tener como primordial dos principales estrategias:
 
1.      1. El reclutamiento de personal altamente capacitado, pero sobre todo un personal que desborde apasionamiento por lo que hace, que se identifique y comprometa por la empresa. El personal de esa empresa que se identifique con la misma, trabajará como si la empresa fuera suya.  

2.       2. Un líder por excelencia.  La empresa que no tenga al frente un líder por excelencia que sepa dirigir a su gente, estaría sepultándose en vida. Un líder  NO un jefe. Un líder que  cree en su gente, un líder que sabe escuchar, que sabe delegar.

En cuestiones de estrategias competitivas, estas siempre se renovaran de acuerdo a las exigencias de los tiempos, y desde luego, cada una deberá imponerse marcando la diferencia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.