viernes, 7 de septiembre de 2012

Más allá de todo, un grito esperanzador

Necesitamos con urgencia la construcción de la solidaridad, 

basada en el amor, la comprensión y el respeto.


Por Jacqueline Tineo

El mundo gira y gira y no se detiene. Día a día, nos sorprende, nos alarma, nos alegra, pero este mundo sigue gritando por la paz, por los derechos humanos, por el cese de las guerras, del odio, la envidia, el egoísmo, y desde luego, grita la tierra misma que se ve cada vez más amenazada por la alta contaminación, por hacer de ella un trampolín.


Nuestro mundo, nuestra sociedad, reclama justicia, reclama equidad, reclama que cada persona tiene dignidad y tiene derecho a un techo, a la educación, a una buena atención médica, que tiene derecho a nacer, y digo esto, porque hasta este derecho lo quieren y lo están negando en muchos países con la aprobación del aborto; y que decir del amor auténtico…

¿Hacia dónde queremos llegar? ¿Qué es lo que realmente buscamos? Se siente y se percibe que hay una gran insatisfacción, que la gente no es feliz y anda buscando desesperadamente aquello que le podría hacer feliz, más sin embargo no logra encontrarlo por el bullicio, el desorden, la incoherencia, los atropellos y desde luego por la falta de amor y perdón que carecen nuestras sociedades cada vez más sumergidas en el individualismo, en lo superficial y en lo del momento.
¿Qué podemos hacer más allá de todo esto que nos desarticula, que nos fragmenta?. Creo que hace falta, sobretodo:
  • Crear mayor conciencia del valor de la vida y del respeto humano.
  • El respeto a las diferentes culturas, a la idiosincrasia de cada pueblo.
  • Respeto y amor a la naturaleza.
  • Y que el hombre y la mujer dejen de estar haciéndose ricos a costa de los demás y muchas veces de manera ilícita.
  • Es necesario y urgente crear y formar hombres y mujeres de valores para que sustituyan la mediocridad que tenemos; hombres y mujeres que dejen de ser seres carcomidos por la arrogancia, la prepotencia y la soberbia que les ha llevado a ejercer el poder melaganariamente.
¡¡¿Cuánta corrupción, cuántas injusticias, cuántos silencios, y peor aún la complicidad de los fraudulentos, la complicidad del mal que arropa al mundo entero?!!… No vale la pena mencionar países, personas, porque todos y todas sabemos quiénes hacen lo que quieren, quiénes son los que tienen el control, quienes quieren meterse al mundo en un bolsillo. ¡Pero ay! de aquellos, dice el Señor!, más vale no haber nacido, porque tarde o temprano pagarán sus crueldades, pagarán el haber oprimido al pobre indigente!

¿Por qué tanto daño, por qué tantas mentiras y atropellos? ¿Por qué la vida va muriendo de esa manera? ¿Qué hace falta?… ¿CONVERTIRNOS DE CORAZON?, ¿creer que es posible y saber que hay un Dios creador de todo? ¿Empezar de nuevo y que los que gobiernan nuestros pueblos no sigan gobernando para ellos mismos?.

Necesitamos con urgencia la construcción de la solidaridad, basada en el amor, la comprensión y el respeto. Hace falta volver a creer MAS ALLA DE TODO. Más allá de todo aquello que nos mata y divide, nos hace falta volver a confiar y ser coherentes. Nos hace falta esa capacidad de sorprendernos. ESTO ES LO QUE NECESITAMOS, CAPACIDAD DE SORPRENDERNOS ante las injusticias y ante la belleza escondida pero presente en nuestras vidas para que de esta forma nuestras vidas recobren el sentido de la vida misma, de lo utópico también.

Ya está bueno de tantas promesas incumplidas, porque son falsas. Ya está bueno de jugar con nuestras conciencias y pobrezas, porque más allá de todo seguimos creyendo que es posible vivir con dignidad, con justicia e igualdad.

PORQUE MAS ALLA DE TODO… seguiremos soñando y esperando.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.