jueves, 13 de septiembre de 2012

Libertad sin barreras, prisionero de la libertad


Libertad sin barreras, prisionero de la libertad
Por Jacqueline Tineo

No hay que ser abogado ni ser un experto en cuestiones judiciales, sólo hay que tener sentido común y ser un GRAN SER HUMANO  a la hora de emitir un juicio o una condena;  pero desgraciadamente la "justicia" tiene sus propios juegos de injusticias.

“Ay! Pero es que aún siento un dolor que no sólo quema mis ojos sino mi alma. Cuantas injusticias, cuanto dolor”
Las piernas de Franchezka valen menos que una Yegua. Su agresor es menos culpable que el agresor de una yegua. 14 años por una Yegua, 3 años por Francheska, por las piernas de un ser humano en la primavera de su juventud, y aún más, madre de una criatura,  con quien no podrá  correr, saltar ni montar bicicletas y un sin numero de actividades propias de los niños.  
Y cómo no dolernos, cómo no pedir se haga justicia?. Que MEJOR Y MAYOR prueba  que la evidencia de una mutilación?
Tú, joven mutilador de piernas, quizás aún de sueños, saldrás en unos años de la prisión, del encierro tras las rejas, pero Francheska, jamás podrá recuperar la libertad de sus piernas para caminar y correr, más con el apoyo moral de su familia,  el amor de tantas personas, aún sin conocerla, y de manera especial de su comunidad dominicana, le devolverán la confianza, la alegría y la certeza, de que ella podrá ser libre sin barreras mentales para llegar donde se Lo proponga.
Ella, Francheska,  estará mutilada de sus piernas por el resto de su vida, más no mutilada su fe y esperanza.  Tú, Jorge,  joven agresor aunque salgas de prisión, quizás vivas el resto de tu vida prisionero de la culpa y el dolor. Puedes direccionar tu vida y ser mejor persona, pero no olvides, que Francheska a quien un día, posiblemente, amaste, hoy, mañana y el resto de su vida, jamás volverá a tener las piernas con las que un día caminó junto a Ti.
Es una indignación porque 3 años son muy pocos para el agresor y posiblemente una sentencia mayor alegraría a la Víctima, que aún dice amarle.  Una sentencia mayor que a lo mejor  ayudaría al agresor, a Jorge,  a reparar su interior perdido,  pero ni  14 años ni 30 años que pudiera estar en una cárcel, le devolverán las piernas a Francheska.  
Deseo para ambos sanación del alma y el espíritu, y que cada uno encuentre el sendero de la verdad, la aceptación y el perdón.  Se puede ser feliz y se puede tener paz en medio de la tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tejiendo Sueños, Sólo noticias positivas que inspiran y dan luz, con un toque profundo y de rostros humanos!. Reflexiones, reportajes, pensamientos, historias que llegan a tu corazón!.
Gracias por tus comentarios.